5 maneras de mejorar nuestra salud en invierno

White desk with pills, thermometer, hot drink and a scarf on it

 

El frío ha llegado de repente, y parece que lo ha hecho para quedarse. Pero no viene solo, nos traerá un sinfín de molestias y enfermedades. ¿Estáis preparados? Los mayores de la casa son, quizás, los que más lo noten, por eso hoy os queremos recomendar una serie de prácticas muy valiosas para cuidar nuestra salud y la de los que están a nuestro alrededor este invierno.

Durante el invierno somos más propensos a sufrir enfermedades respiratorias, aumentar de peso o incluso sufrir más estrés, pero existen una serie de hábitos que podemos adoptar para llevarlo mejor.

 

  • Reforzar los hábitos de higiene: Los virus, por ejemplo del resfriado y de la gripe, circulan con una mayor frecuencia que el resto del año, y por consecuencia el contagio es mayor. Si nos acostumbramos a ventilar nuestra casa, a lavarnos las manos, a taparnos la boca al toser o estornudar evitaremos la propagación de estos virus tan incómodos. Y como no, evitar tocarnos los ojos, boca y nariz evitará pasarnos los virus que estén presentes en nuestras manos.

 

  • Evitar los cambios bruscos de temperatura: Los extremos siempre son malos, y sobre todo, los de temperatura. Es muy importante estar cómodos en nuestra hogar, por eso recomendamos mantener una temperatura en torno a los  22ºC,  y ventilar periódicamente el ambiente. Nuestra piel sufre mucho estos cambios de temperatura, es aconsejable hidratarla protegerla y nutrirla para evitar descamaciones o grietas.

 

OAVEBV0

 

  • Tener en cuenta la protección del hogar: Si utilizamos calefactores eléctricos hay que tener especial si los ponemos en el baño, es necesario revisar las salidas al exterior de las estufas y siempre comprobar que se colocan en un espacio bien ventilado.

 

  • Cuidado con el sol: Los rayos solares también queman durante esta época, sobre todo en las zonas con agua o nieve (alto reflejo de los rayos del sol). Es necesario aplicarse protección solar con alto índice de protección UV.

 

  • Utilizar ropa adecuada: Lo más adecuado es vestirse con capas para poder mantenernos calientes, y adaptarnos a los cambios de temperatura cuando entramos en cualquier sitio. Si el clima es muy frío, la ropa  térmica es muy buena opción.

 

Las personas más vulnerables y por lo tanto que más deben cuidarse son , además de los bebés, los ancianos. Presentan mayor riesgo de enfermar debido al clima frío, y sin sufren enfermedades crónicas de corazón, bronquios, pulmón, articulaciones y del sistema inmune.

En Edades os recomendamos que sigáis, al menos, algunos de estos hábitos para poder sentiros mejor y ayudar a vuestros mayores, además, en nuestra tienda contamos con una serie de productos que os lo pondrán más fácil.